Las distribuciones (y platos) con nombre

Hay platos con nombre. P.e., tortilla de patata o tiramisú. También hay distribuciones (de probabilidad) con nombre. P.e., normal, binomial, Poisson, hipergeométrica.

Hay quienes quieren saber (1) todas (o muchas) de esas distribuciones con nombre y (2), dados unos datos, cuál de ellas siguen. Esta entrada va a tener la url a la que de ahora en adelante remita a quien me las formule.

A pesar de que algunos platos tienen nombre, el otro día se podía probar en el Diverxo espárrago blanco a la mantequilla negra con emulsión de leche de oveja, espardeña y salmonete. Que no es ni tortilla de patata, ni tiramisú ni otra cosa con nombre que se le parezca.

De la misma manera, hay distribuciones que son, p.e., mezclas de dos normales, una lognormal truncada en 5; una mezcla de una lognormal y una normal; una suma de N(t) gammas, donde N(t) es una Poisson de parámetro \lambda t, etc.

En algunos casos, un plato es simplemente una cosa que te cae encima de la mesa que tiene arroz y algunas cosas más. ¿Para qué darle o buscarle nombre si basta con comérselo y no está malo? La analogía, que es a lo que voy, es evidente: remuestreos, remuestreos y remuestreos.

2 comentarios sobre “Las distribuciones (y platos) con nombre

  1. jbm_69 15 junio, 2016 12:31

    Bootstrap rulez. Ahora solo hay que convencer a los profesores de estadística que viven de la inferencia de poblaciones normales y allegados.

  2. Freddy Omar López Quintero 17 junio, 2016 14:32

    «¿Para qué darle o buscarle nombre…?» ¿Para entrar, gloriosos, a la historia de los que dieron nombre a algo?

Los comentarios están desabilitados.