Datos, datos, datos,… ¿pero qué datos?

Porque según donde mira uno… Veamos un ejemplo. Ha caído en mi mano este documento de Eurostat sobre residuos urbanos y su reciclaje (o no).

Lo primero que me ha llamado la atención han sido los números correspondientes a España:

residuos_urbanos

¿A vosotros no? Qué números tan redondos, ¿verdad? Como si puestos a ojo. Pues sí, son, poco más o menos, a ojo. La tabla tiene una nota en letra diminuta en la que indica que las cifras de España (y algunos otros países) son estimaciones que podrían ser revisadas.

¿Qué nos cuenta el INE sobre residuos urbanos? Esto. El último dato publicado es el de 2012, que el INE tuvo a bien publicar… ¡en octubre de 2014!

Además, el INE publica datos de recogida de residuos urbanos, pero no sobre su tratamiento. Los datos de tratamiento no desglosan los urbanos (la tercera parte) y los no urbanos (dos terceras partes). ¡A saber entonces de dónde saldrán esos números tan gruesos y cantosos que el INE envía a Eurostat!