El chocheo de los dioses

Uno tiene —o tuvo— dioses. Sentir admiración por alguien (y su obra) tiene, lo admito, una dimensión infantil. Es también, por supuesto, una sobre simplificación de la realidad. Porque la verdad no la escriben cuatro plumas: las ideas valiosas emergen por doquier. Desafortunadamente, nadie tiene tiempo para filtrar el flujo diario de noticias, libros, conceptos. Así que creo que es excusable que, por simplificar, uno eleve personal y subjetivamente a una serie de individuos a la categoría de dioses, de encargados de filtrar la información. De alguna manera, se conviertan en oráculos personales que desentrañan la complejidad del día a día y se convierten en fuente de preguntas y acaso respuestas.

Nassin Taleb es uno de los míos. Habla tal vez demasiado. Pero no pendejea. Llama pan al pan y vino al vino. Creo que he leído casi todo lo que ha publicado en forma de libro y parte —supongo que minúscula— del resto. Es un tipo del que me fío.

Pero a veces los dioses chochean.

Verbigracia:
taleb_probability

Lo siento, Sr. Tableb. La base de la teoría de la probabilidad es la teoría de la medida. Se axiomatiza la medida y la integral se construye a partir de ella. La probabilidad no es sino un tipo muy particular de medida y no, no hay tal cosa como medidas negativas (se ve que sí que los considera la literatura —gracias, Aleix— y que han servido de excusa a alguien para probar tres o cuatro teoremas; yo pondría a esos matemáticos a trabajar de verdad).

Ignoro cuál sería la intención de Taleb a la hora de insinuar la posibilidad de considerar probabilidades negativas. El concepto se me escapa. De todos modos el la idea no es original y, aunque reitero que se me escapa, invito a mis lectores a familiarizarse con el concepto a través del siguiente video divulgativo: