electricidad

Catorce mitos sobre el mercado eléctrico

Estos catorce mitos son, en realidad, siete y siete. Los primeros, de FEDEA: El déficit de tarifa es consecuencia de una sobre retribución de la generación o del exceso de renovables del sistema y su generosa retribución o de las subvenciones soportadas El impacto en los hogares (o en las empresas) de eliminar el déficit de tarifa incrementando los precios es inasumible La retribución de todos los “fabricantes” de energía al precio que marca el fabricante más caro es una característica ESPECÍFICA de la generación eléctrica y enriquece a los productores Los precios de la generación en España son de los más elevados de Europa La causa del coste de la energía es el carácter oligopolístico del mercado de generación Los “excesivos” e “injustos” beneficios de las eléctricas españolas son una prueba del abuso al que someten al mercado Las subastas CESUR encarecen el precio de la energía Los otros siete, del Observatorio Crítico de la Energía:

Palabras y pelas: un ejercicio apenas incoado

Nos encantan las palabras (¡y los mapas, pero esa es otra historia!). En estos días de tanto discurso hay mucho interés por examinar con lupa qué palabras dijo quién y cuándo en una exégesis cuantitativa y (¿tal vez por eso?) falta de calado. Porque lo que dijo este o aquel, al fin y al cabo, no deja de ser predecible y poco interesante. Rara vez se dice nada que lo sea en horario de máxima audiencia y en fechas tan señaladas.

La monitorización del consumo eléctrico de los hogares

Una de mis manías más imprácticas es la de consultar el consumo de electricidad en tiempo real de Red Eléctrica Española antes de poner una lavadora. Me gusta hacerlo en los valles de consumo; o cuando para hacer circular electrones por cables de cobre contribuye menos a calentar el planeta. Aunque eso resulte en ruidos a deshora. Una de las manías más imprácticas de las compañías eléctricas, estimo, es la de monitorizar el consumo de los hogares en tiempo real.

Cómo poner una lavadora

Hacer una colada no es sencillo. Al menos si se tienen en cuenta todas las variables relevantes. En realidad, yo echo la ropa a la lavadora al tuntún y no sé de separar por colores ni por tipo de tela. Va todo junto. Y siempre uso el mismo programa, cantidad de detergente y del otro líquido azul que no sé para qué sirve. Lo que me preocupa, la variable que con más atención considero, es el impacto ambiental, el consumo de energía.