A falta de escenarios, tenemos instituciones con atribuciones solapadas

Si yo fuera rey, expropiaría el edificio sito en el número 212 de la Castellana de Madrid, derruiría lo existente y construiría uno imagen especular de

que es el que queda justo enfrente y que contiene eso que conocemos como Instituto Nacional de Estadística. Lo llamaría, por mantener la especularidad, ENI y lo poblaría de estadísticos con una misión:

  • No hablar ni relacionarse bajo ningún concepto con los de enfrente.
  • Replicar sus estadísticas, proyecciones, encuestas y censos en el mismo plazo y forma pero independientemente de ellos.

Así tendríamos dos censos, dos EPAs, dos brechas salariales, dos de cada cosa. Y una mínima estimación de la varianza de las cosas y de su error (muestral y demás).

Pero a falta de ENI, tenemos AIReF. Gracias al cual podemos deleitarnos con cosas como estas.

[Coda encorchetada: ¿Cuánto más costaría el ENI que los actuales 17+1 INEs?]

Comenta

Your email address will not be published.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code class="" title="" data-url=""> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> <pre class="" title="" data-url=""> <span class="" title="" data-url="">

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.