¿Tiene sentido plantearse un objetivo que no se puede medir?

Por ejemplo, el de la igualdad. Aquí un artículo en el que se dice que no y otro del mismo autor en el que se dice que sí (parece que todo se reduce a cuestiones metodológicas).

Este tipo de cuestiones suelen zanjarse creando una metodología y encargando al INE su seguimiento. El INE, entonces, define desigualdad (para el caso) como aquello que mide nuestra metodología de medición de la desigualdad (fenómeno que llaman reificación y que consiste en sustituir la sustancia por el método). Lo mismo pasa con el desempleo, el PIB y tantas otras magnitudes.

Y la pregunta sigue en pie: ¿tiene sentido plantearnos objetivos que no sabemos siquiera medir?

Nota: Este texto lo escribí cierto tiempo atrás, antes de haber comenzado a leer Seeing Like a State, un libro cuyos resúmenes son mejores que él mismo y que arroja luz, mucha luz, sobre el problema y que ofrece una visión alternativa sobre el espinoso asunto de la reificación.

Comenta

Your email address will not be published.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code class="" title="" data-url=""> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> <pre class="" title="" data-url=""> <span class="" title="" data-url="">

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.