Gelmaneando

Hoy, gelmaneo así:

bar <- function(n, reps = 1e4){
  foo <- function(n){
    x <- rnorm(n)
    tmp <- t.test(x)
    c(tmp$p.value, abs(mean(x)))
  }
  
  res <- replicate(reps, foo(n))
  tmp <- t(res)
  tmp <- tmp[tmp[,1] < 0.05,]
  tmp[,2]
}

res <- lapply(c(3, 10, 20, 50, 100), bar)
sapply(res, mean)
#[1] 0.8662636 0.6583157 0.4934551 0.3240322 0.2337086

Resumo:

  • Fabrico un montón de errores de tipo I. Recuérdese: error de tipo I implica artículo publicado.
  • Hago variar el número de sujetos (3, 10, etc.), n.
  • Mido el tamaño (promedio) del efecto, E; el estudio de su distribución, ejercicio para el lector.

Y efectivamente, E es función decreciente de n.

Si lo anterior se lee de izquierda a derecha, es casi perogrullada. Pero si se lee de derecha a izquierda resulta que si los efectos son en general pequeños (¡y casi todos lo son!) y el tamaño muestral es también pequeño, ¡todos los resultados son falsos!

Un comentario sobre “Gelmaneando

  1. emilio 18 julio, 2017 20:45

    ¿Mande? ¿Gelmaneando? Del Diccionario de la Real Academia de la Lengua: ¿Gel (jabón)-maneando (manear, -de mano-, apea, soga al caballo)? ¡Pardiez! ¡Aviados estamos!

Los comentarios están desabilitados.