¿Vernacularidades? No, gracias

Como sabéis, vuelvo a España. Otro proyecto que termina. Habrá momentos para la nostalgia. Pero también, al menos, dos motivos para autofelicitarme. El primero tiene que ver con todo lo aprendido en estos doce meses.

El segundo, con todo lo que no he aprendido. Soy muy estricto con lo que me interesa y lo que no. ¿Qué me interesa? Aquello que me puede ser útil en otra parte. Al resto de las cosas las denomino vernacularidades y trato de evitarlas. Vernacular, etimológicamente, significa nacido en la casa de cada uno. Pero yo ya tengo una casa, la mía propia, gracias.

De esta manera, R, Linux, Python, Scala, Spark, HTML, etc., sí. Teradata, SAS, detallitos de implementación, etc., no. Inglés y francés, sí; tailandés, urdu, el alemán gutural de Suiza, no. WordPress, sí. Otros CMS, propietarios o no, no. No, no y no.

Tener un conocimiento de algo es como tener un teléfono: es tanto más valioso cuantas más personas tengan otro. Si no, ¿a quién llamas? Un teléfono, además, oneroso en términos de tiempo y esfuerzo, factores que se traducen en un coste de oportunidad. Habrá quien quiera hacerte incurrir en esos costes. Será alguien que ya tiene uno de esos teléfonos y quiere ponerlo en valor a tu costa. Pues te lo tendrá que compensar. ¿Con creces? A él le interesa más (por los costes hundidos en que ya ha incurrido) que a ti.

Porque el día del ERE, el día en que devuelvas la llave del apartamento y marches para el aeropuerto, si no has sido estricto, tus maletas volverán llenas de cachivaches inútiles.

Addenda: ¿(te) merece la pena aprender la sintaxis nueva del paquete dplyr de R?

7 comentarios sobre “¿Vernacularidades? No, gracias

  1. Jorge 18 febrero, 2015 10:24

    Yo justo estoy dando una oportunidad a ‘ddplyr’ y para algunas cosas estoy contento, combinando además con ‘data.table’ mejor.

    Un saludo.

  2. Alberto 18 febrero, 2015 13:53

    Estoy totalmente de acuerdo, nunca había leído tanta verdad junta. Bravo.

  3. Otto F. Wagner 18 febrero, 2015 15:36

    Yo cuando en el trabajo tengo que formar a alguien nuevo en SAS le digo,: «hazte amigo del Proc Sql» . Prefiero enseñar SQL que luego les puede servir para más cosas y por supuesto para usar R mediante «sqldf».

  4. Adolfo Alvarez 18 febrero, 2015 15:46

    Mucha razón en lo que escribes, Carlos. Como todos los dias aparecen herramientas nuevas hay que elegir con mucho cuidado, pero la tarea se facilita cuando sigues una linea coherente, como la del software libre que mencionas.

    Respecto a tu «Addenda», creo que ya lo he comentado antes en alguna entrada anterior de tu blog, pero tanto dplyr como data.table cambian completamente la forma en la que escribes código en R. No he visto un argumento convincente que me ayude a inclinarme objetivamente por uno de los dos, por lo que creo que es cuestión de gustos respecto a la sintaxis: En lo personal nunca me sentí cómodo con la sintaxis de data.table, por lo que agradecí la llegada de dplyr.

    Un saludo!

  5. Emilio 18 febrero, 2015 19:37

    Pues te voy a vender otro teléfono. Se llama emacs y no te defraudará después de 10 años de usarlo. Se complementa muy bien con las cosas que dices que te interesan.

    Respecto a dplyr, mi experiencia es que sí merece la pena mencionarlo, al menos como sustituto eficiente y cómodo de by. Para usuarios que buscan resumir por grupos una base de datos, (by), este paquete es una maravilla, por su sencillez (muy intuitivo) y velocidad (las funciones más habituales se han optimizado a nivel interno) .

    Y orientado a desarrolladores, creo que merece la pena usar las funciones de Rcpp que contiene a nivel interno. Éstas facilitan enormemente la creación de nuevos paquetes o funciones en Rcpp. Al menos a mí me ha servido de guía para hacer algunas funciones en c++ que alcanzan velocidades de procesamiento muy superiores a sus equivalentes en R.

  6. Otto F. Wagner 18 febrero, 2015 23:19

    Pues yo llevo toda la tarde «jugando» con Knime (conectado a R y Postgresql)… y me encanta!!!!

  7. Isidro Hidalgo 19 febrero, 2015 13:34

    ¡Olé, valga la vernacularidad! XD

Los comentarios están desabilitados.