Dime, ¿qué quieres comparar con qué?

A veces alguien me pregunta cómo representar gráficamente ciertos datos. Yo respondo casi siempre igual, casi siempre con la misma pregunta: ¿qué quieres comparar con qué? Luego se trata solo de disponer las magnitudes que se desea comparar próximas, paralelas y con un mismo eje de referencia.

Si se puede, claro.

Con el gráfico

evolucion_deuda

que acompaña al artículo La deuda atenaza la recuperación el pobre ilustrador no lo tenía fácil. Por un lado tenía que comparar la evolución de una magnitud en dos momentos distintos y lo que más claro deja es que ni ha leído Displaying Change Between Two Points in Time ni le suena lo que reza. Y haré como que no he visto esos circulillos grises al pie.

Tampoco lo tenía fácil por el desglose de las barras en categorías. Apila de nuevo las subcategorías desoyendo los buenos consejos de When to Use Stacked Barcharts? No es sencillo comparar visualmente los tamaños de las subcategorías. Ni siquiera dentro de un mismo país.

Reconozco la dificultad de representar esos datos en un solo gráfico. Demasiadas comparaciones potenciales a un tiempo. Ayudaría, sin duda, un gráfico dinámico que permitiera adecuar la disposición de la información al hilo del discurso.

¿O debería, más bien, hilarse el discurso alrededor de dos o tres representaciones gráficas distintas de esos datos?

Un comentario sobre “Dime, ¿qué quieres comparar con qué?

Los comentarios están desabilitados.