Por qué no deberías compartir tu código: diez motivos

Fresco aún en nuestro recuerdo el fiasco de Excel del que nos ocupamos hace unos días, los partidarios de la reproducibilidad, el software subversivo y gratuito, los detractores de las herramientas propietarias y otras estirpes han agudizado su campaña en pro de lo que denominan una mayor transparencia en el proceso de creación científica.

Como contrapeso a tanto despropósito, traigo a la consideración de mis lectores una visión alternativa que desnuda los desatinos de la caterva y recoge diez motivos incontestables por los que compartir código es una sinrazón. Es obra de Randall J. LeVeque que puede ser consultada como artículo o, para los impacientes, como presentación.

4 comentarios sobre “Por qué no deberías compartir tu código: diez motivos

  1. José Luis 30 abril, 2013 10:41

    En algunas cosas me veo reflejado. A veces, después de muchas pruebas, recodificaciones, imputaciones, etc.. me queda un código farragoso que prácticamente sólo entiendo yo. Debería hacer el esfuerzo por hacerlo más legible, pero muchas veces no lo hago.
    Ya sé que existen guías de estilo, y que al menos debería utilizar algunas convenciones para mi propio código, pero no siempre lo hago.

    Aunque sigo pensando que se deberían publicar al menos los microdatos utilizados y la parte más esencial del código.

  2. David 23 enero, 2014 12:39

    El pdf que enlazas no argumenta lo que has interpretado sino todo lo contrario, ofrece argumentos _a favor_ de compartir el codigo, enumerados como respuestas a objeciones tipicas a hacerlo. Por eso el titulo del paper dice «and why you should anyway»

  3. David 23 enero, 2014 15:29

    Ya decia yo!

Los comentarios están desabilitados.