Micromuertes

En 2008 (último año publicado), en España, según el INE, 16.000 personas perfectamente sanas se levantaron una mañana como si tal y por la noche estaban en el tanatorio metidas en una caja de pino rodeadas de sollozantes deudos.

Dividamos 16.000 por 365. Obtenemos 44. Como en España la población anda en torno de los 45 millones de personas, eso significa que cada día, uno de cada millón palmó inopinadamente. En el 2008, cada español, cada mañana tiró una moneda al aire 20 veces y quien obtuvo 20 cruces no volvió a ver el amanecer (supongo que es obvio que 2^{20} \approx 1.000.000, ¿verdad?).

Lo curioso de esta relación tan simple no es peculiar de España ni de ese año: es más o menos la proporción de gente que fallece por causas accidentales al día en muchos países avanzados. De ahí que se haya acuñado el término micromuerte.

El cerebro humano tiene problemas para entender probabilidades pequeñas, un tema ya tratado previamente en esta bitácora. Por eso, el concepto de micromuerte es un instrumento muy útil a la hora de analizar y comparar riesgos. Por ejemplo, ¿qué es más peligroso, montar en bici 20 kms. o conducir 200? ¿Una hora de parapente o una hora de submarinismo?

La Wikipedia (en inglés) muestra una serie de acciones cuyo resultado es un incremento del riesgo de muerte en una micromuerte. También discute su valor monetario: ¿cuánto estaría alguien dispuesto a pagar por evitar un riesgo equivalente a una micromuerte? Dicho de otra manera, si alguien te plantease jugar a la ruleta rusa con un revólver en el que hay espacio para un millón de balas (pero sólo una, claro): ¿cuál sería la cifra mínima por la que accederías a jugar?

Sobre estas y otras cuestiones relativas a las micromuertes trata este vídeo de David Spiegelhalter (del que están extraídas las imágenes anteriores). No tiene desperdicio. Quien le eche un vistazo podrá saber qué es más peligroso: pelear un día en Afganistán o pasar una noche en un hospital de la Seguridad Social (arriesgándose a contraer una infección mortal en él).

3 comentarios sobre “Micromuertes

  1. rvaquerizo 1 junio, 2011 11:27

    Tu siempre negativo. Podías buscar la probabilidad que tiene una persona en estado terminal de curarse de forma inmediata, sin tratamiento. Así podríamos ver si en Fátima ocurren verdaderos milagros, sería un interesante experimento.

  2. datanalytics 1 junio, 2011 12:57

    Je, je, je… ¡Pero si soy un dechado de optimismo! Y fíjate el riesgo que corrí yendo a tu casa en bici. ¡Menos mal que no fui en moto como tú!

Los comentarios están desabilitados.