Ya, pero ¿es viable un fact check descentralizado? Entonces, ¿qué hacer?

Me llegó ayer por Twitter lo siguiente:

Lo había publicado alguien que no conocía y retuiteado (por eso me alcanzó) una persona que sigo porque me consta que sabe de unos temas pero que ignoro en qué medida está puesta en los geopolíticos y la historia económica de las naciones del mundo.

Los datos llaman la atención: son interesantes y no obvios. Pero sabemos que la intersección de lo intersante, no obvio y cierto es prácticamente el conjunto vacío. Por lo que hay una alta probabilidad de que esos datos de presunto origen en el IMF y los muy adictos al Excel (y a meter la pata con él) Rienhart & Rogoff hayan sido embellecidos.

Por lo tanto, uno debería contrastar esos datos antes de retuitear. De otra manera, estaría incurriendo en el mal hábito de confundir a los demás. Pero si todos contrastamos… ¿quién se encarga en tanto de darle a la manivela que mueve el mundo?

Estas reflexiones me llevan a considerar lo ineluctable de retornar a un sistema oligocentralizado de verificación al que subcontratar esas tareas. Lo que siempre hubo, vamos. Salvo que no está nada claro cómo remunerarlo.

Comenta

Your email address will not be published.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code class="" title="" data-url=""> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> <pre class="" title="" data-url=""> <span class="" title="" data-url="">

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.