Transparencia, libertad y carcas (de antaño y hogaño)

Me cuenta Google que Hegel defendía eso de que la historia es el relato del desarrollo de la libertad humana (o algo parecido y en alemán). Y si algo ha de desarrollarse (y, además, al lento ritmo de la historia) en lugar de extenderse como las epidemias en esas pelis de catástrofes, es porque ha de vencer resistencias.

Recuerdo las de antaño: no ha de confundirse libertad con libertinaje, un concepto que treinta años después sigo sin entender. Así nos decían los carcas allá por los ochenta.

Los carcas de hogaño nos invitan a no confundir transparencia con verdad y elección con libertad.

El carca de hogaño que escribe lo que arriba enlazo está a favor de que se hagan pruebas de nivel a los alumnos de primaria pero en contra de que los resultados (que, nótese, todos hemos pagado y que entran dentro del ámbito de la ley de transparencia) lleguen a sus legítimos dueños, i.e., nosotros. Esos datos, dice, deberían obrar solo en poder de unos señores investidos (¿por quién? ¿en virtud de qué?) de la capacidad de interpretarlos correctamente (y seguro que el carca de hogaño tiene una definición precisa de lo que correctamente indica en este contexto). Y esos señores no son, querido lector, ni tú ni yo: para alejarnos de la posibilidad de error, mejor será que ni los veamos.

Termino con un par de predicciones:

  • ni nadie va a realizar una petición de esos datos amparándose en la Ley de Transparencia
  • ni se van a filtrar.

5 comentarios sobre “Transparencia, libertad y carcas (de antaño y hogaño)

  1. daniel 5 mayo, 2016 9:15

    Para que el público en general pueda interpretar mejor los datos deberían ajustarlos teniendo el cuenta los factores exógenos al centro: Nivel educativo de los padres, nivel económico, número de alumnos que no dominan el lenguaje por no ser su lengua nativa, alumnos con familias desestructuradas y/o que no tienen ni siquiera libros o sitio para estudiar, alumnos que han sufrido maltrado, etc. Una vez descontados esos factores estoy de acuerdo que la información sobre el ranking podría tener alguna utilidad, probablemente la de conseguir que los centros se dediquen estrictamente a los puntos que pueden mejorar los test de los informes y mucho menos a lograr una educación integral. El reducir a un único número, la posición en un ranking, un centro educativo o la labor de los profesores es una medida procusteriana y abre la puerta a que se maquillen los datos, por poner algo que leí en algún sitio: Fulanito mejor mañana no vengas a clase que tenemos una prueba en el centro y puedes irte de excursión si te apetece.

    Comprendo que para lograr una reputación que permita venderse en el mercado laboral de los másteres y cursos haya que estar cada día creando nuevos posts, pero hay algunos temas que requieren un tratamiento más profundo y que no se pueden reducir a dos reglones, en concreto libertad de la información implica acceso a una información completa donde se pongan de manifiesto los aspectos cruciales del problema no una información sesgada, manipulable y que no refleja la realidad de la ecuación en las aulas.

    Por último, noto cierto picorcillo por no poder acceder a los dinerillos de los fondos europeos a los que tienen acceso los grupos de investigación y centro públicos, pero qué le vamos a hacer …

    El que se pica ajos come, como dicen por aquí.

  2. Jesus 12 mayo, 2016 15:33

    Hola Daniel,
    tu segundo bloque del comentario demuestra que defiendes el argumento de un análisis riguroso exclusivo a ciertas personas porque el autor de esta entrada tiene algún tipo de interés personal (¿Y que?).
    Creo que estás intentando dar una razón muy burda porque no tienes ninguna razón.
    Yo por mi parte prefiero leerme dos análisis a uno sólo de los mismos datos.
    Soy así de ansioso por conocer más puntos de vista y formarme yo la opinión final, y no quedarme con la del experto «oficial».

  3. Jesus 12 mayo, 2016 15:35

    Mi anterior comentario está plagado de faltas ortográficas y carente de comas, por suponer erroneamente, que había una pantalla de verificación.
    Pido perdón y clemencia a los afectados.

Los comentarios están desabilitados.