El Partido de la Media Ponderada

Hoy he hecho limpieza de mi directorio de descargas. En él he encontrado unos cuantos PDFs de Eurostat, las habituales notas de prensa que resumen indicadores europeos por país (p.e, este o este).

Hojeando unos cuantos por encima no he podido dejar de advertir la excentricidad de España. Somos casi un outlier, se nos mire por donde se nos mire. Y cuando nos parecemos a algún otro país, es el equivocado.

Pensando sobre estas cosas me ha venido a la cabeza una idea sobre la que edificar una carrera política en otra vida: crear el Partido de la Media Ponderada. O el de la Media Ponderada y Windosorizada. Que tendría un único punto programático (y mandato): sea cual sea el asunto entre manos, acudir a Eurostat, bajar la tabla en cuestión, calcular la media (del tipo que sea) y convertir ese numerito en el objetivo de toda política. Más menos épsilon, claro.

Fuera el afán por escalar en los ránkings, fuera el fácil escapismo de España y yo somos así, señora. Y a lo mejor, en un par de generaciones, podemos subir el listón y refundar el partido como el del sexagésimo centil.

3 comentarios sobre “El Partido de la Media Ponderada

  1. chete 15 julio, 2014 9:19

    Si Podemos no cumple tienes mi voto.

  2. Rodolfo 20 julio, 2014 15:45

    Si lo que nos proponemos es una media ponderada en el que el mayor peso esté sobre los mejores países entonces me apunto. El concepto de media ponderada es tan amplio que abarcaría cualquier tipo de política con tal de seleccionar convenientemente los pesos. El problema real no es el de establecer metas, se trata de que dichas metas sean alcanzables y es aquí donde se estrellan los utópicos y demagogos. Sin ser optimista o pesimista es muy difícil ser realista.

  3. Carlos J. Gil Bellosta 20 julio, 2014 23:37

    Lo del partido es pura alegoría. Lo de la media casi ironía: ¡cuántas veces he escrito contra el abuso de ella en estas páginas! A lo que iba, esencialmente, es que tenemos la suerte de que Eurostat produzca cantidad de indicadores comparados entre naciones europeas. ¡Y España sale tantas veces mal parado!

    En los exámenes está prohibido copiar. En cómo organizarnos como sociedad, no. Todos hemos salido de nuestro pueblo y hemos visto cómo funcionan las cosas en otros lugares. Pero tenemos la manía de la originalidad, de reinventar la rueda. Cuando todos esos ránkings nos marcan un gradiente y unos ejemplos a seguir e imitar. Una vez alcanzados esos objetivos, solo entonces, innovemos. Porque no hay casi nada nuevo bajo el sol.

Los comentarios están desabilitados.