Españoles hererodoxos (¿outliers patrios?)

Esta pretendía ser una entrada seria que guardaba en recocina desde aquella mala hora en que me pregunté qué había hecho el CSIC por mí. Pero salió bufa. A pesar de eso, acabó entroncando con dos de mis otras aficiones: las vidas y costumbres de los españoles heterodoxos y los fenómenos que suceden a muchas sigmas de las medias.

Fue en este punto,

patentes

donde comenzaron a desviarse (o divertirse, en sentido etimológico) mis pesquisas. La anterior captura está extraída de la memoria anual de 2013 de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Y, por si alguien no lo ha advertido, en la lista figuran dos señores con más patentes que cualquier universidad española.

Arte diabólico es, díjeme torciendo el mostacho. ¿Quién, cómo y, sobre todo, qué puede estar patentando un particular a razón de invención por semana? Centrándonos en Francisco Javier Porras Vila, internet solo proporciona una respuesta y parcial a la última de las preguntas aquí. Hay un poco de todo, desde lo más grande a lo más chico:

  • Hélices anticaída con aletas y cuñas, para transbordador espacial autónomo
  • Colchoneta con forma de «H»
  • Momento de fuerza como acelerador de naves espaciales
  • Sábanas con ojales para fundas de colchones con botones
  • Submarino de profundidad con tubos quebrados y muelles concéntricos
  • Púa de guitarra con mango
  • … y otras que pueden consultarse en el enlace anterior.

Claro, que el personal de la oficina de patentes está que trina. El sujeto parece que se acoge a algún tipo de exención de tasas, obliga a los funcionarios a tramitar el expediente y, una vez aprobada la patente (¿por qué se la aprobarán?), cuando al interesado le toca finalmente aflojar el parné, se desentiende y la patente queda en nada.

(Eso sí, el personal de la oficina de patentes se queja mucho del tiempo que les hacen perder estos dos señores en vano, pero calla como hetaira el hecho de que desde la presentación de la solicitud hasta la aprobación dejan pasar ¡seis años de mi vida!)

Prosigo ex paréntesis.

¿Qué más nos ha regalado Francisco Javier? Pues resulta que es autor, prolífico autor, de hecho, de libros de los más variados temas. Son de su pluma, entre otros,

  • La identidad masculina a través de la envidia, Don Juan Tenorio y los toros
  • FI (P) SI (QUI) CA : las órbitas matriuskas
  • La física-psíquica : una dimensión que se bifurca
  • La cuadratura del cículo y la física económica
  • Una teoría matemática del derecho
  • La fiesta fallera y el psicoanálisis
  • Brazos de araña gravitatorios : traslación en «porra»
  • Relatividad circular y números transfinitos
  • Fusión nuclear de las teclas
  • Raquitismo y genética del arte

Son libros con su ISBN y todo (véase el enlace anterior) y que incluso parecen estar disponibles a la venta en algún sitio.

Además de lo anterior, también pinta acuarelas como esta:

porras_vila

Tiene más publicadas aquí.

Y si de todas he elegido esa es porque hay más: es la que ilustra la portada de su disco Seis estudios del piano de cola del que no he encontrado más noticia.

Estoy sin más palabras que estas: Francisco Javier Porras Vila, donde quiera que nos hayamos de encontrar, sábete convidado de mi parte a lo que se te antoje con tal de que me participes la menor de tus rarezas.

Un comentario sobre “Españoles hererodoxos (¿outliers patrios?)

  1. Luis 3 noviembre, 2014 17:49

    Muy curioso el post. Por lo demás, esos seis años que tardan en tramitar la patente estarán preparando la próxima edición de la teoría de la relatividad general en su versión cuántica.

Los comentarios están desabilitados.