El pomelazo del CSIC

Dado que el CSIC nos está pidiendo que hagamos algo por él, perdí un rato el otro día tratando de averiguar qué había hecho él por mí.

Navegando por sus páginas di con este documento y, al abrirlo, recibí este pomelazo en tol’ojo:

Carajo, pero ¿quién hizo eso? ¿Por qué? ¿Con qué programa? ¿Nadie en todo el CSIC levantó la voz? ¡Que hablamos del CSIC y no de un ayuntamiento menor!

La verdad, con pomelazo y todo (y en parte, por su culpa) sigo sin tener muy claro qué ha hecho el CSIC por mí (y no, no voy a repetir mansamente eso de que sin ciencia no hay futuro).

Y para terminar, como lectura ligerita para los últimos días de agosto, recomiendo la de la Memoria del CSIC de los años 1940-1941.

5 comentarios sobre “El pomelazo del CSIC

  1. Óscar 27 agosto, 2013 13:23

    Dejando el bodrio de gráfico aparte, no entiendo qué ganas atacando al CSIC. No sé cuanto tiempo has empleado en documentarte sobre qué ha hecho el CSIC por ti, porque con 5 minutos basta para averiguar sus aportaciones en nanotecnología, oncología o avances en la vacuna para el VIH por citar algunos ejemplos.

    Y para terminar, como lectura del día, te recomiendo la siguiente:
    http://naukas.com/2013/07/12/el-csic-agoniza-una-vez-mas/

  2. datanalytics 27 agosto, 2013 17:25

    @Óscar Gracias por tu comentario.

    Pues sí, dediqué más de 5 minutos, bastantes más, a navegar por las memorias del CSIC. Y me consta que en el CSIC se han publicado artículos, libros, etc. sobre diversos temas. ¡Solo faltaría que no lo hicieran!

    Lo que no me consta es que la labor del CSIC sea útil para mí (o para muchos otros). No voy a aceptar gratuitamente ese punto de partida. Tiene que ser demostrado. Puede que algunos piensen que la ciencia es un fin en sí mismo y esos estarán, imagino, muy satisfechos con que alguien haya escrito algo en algún sitio sobre cierto tipo de partículas subatómicas. Pero a mí las partículas subatómicas me la traen al pairo.

    Sin ciencia no hay futuro, dicen. Pero hoy es el futuro de hace 20 años. Y la pregunta es: ¿dónde están esas empresas (de base tecnológica, en la jerga) tan fabulosas que se han creado desde entonces? ¿A cuánta gente dan trabajo? Bien nos lo podría decir el CSIC. ¿Por qué no lo hace?

    ¿Y cuántas empresas (de base tecnológica) esperan crear/fomentar en los próximos 20 años?

    ¿Que no es tal la finalidad del CSIC? ¿Cuál es entonces la del MIT o la del ETH Zurich? ¿Por qué florecen «clústers» de empresas tecnológicas alrededor de Oxford o Cambridge y no alrededor de la calle Serrano? ¿Cuántas constan en las memorias del CSIC como creadas? ¿Qué valor –en euros contantes y sonantes– tiene la producción del CSIC? ¿Cuánto devuelve a la sociedad por cada euro invertido en él?

    (Ah, ¿que la investigación finalista no es el objetivo único (o principal) del CSIC? Pues no voy entonces a mencionar la palabra Nobel…).

    Si lees mi bitácora verás que trabajo un poco con tecnologías del lenguaje en español. Pero, ¿dónde están esos recursos lingüísticos (corpora, etc.)? ¿Quién sino el CSIC debería ponerse a crearlos y a ponerlos a disposición del tejido productivo?

    Igual piensa alguien que estoy siendo injusto (o que ataco gratuitamente) a quienes trabajan en el CSIC. Y no es mi intención. La mayor parte son unos mandados que hacen buenamente lo que se les pide, «bricks in the wall».

    Pero sí, desde fuera, aunque no les guste, bien podemos preguntarnos aquellos que financiamos el armatoste del CSIC qué es lo que este está haciendo por nosotros. ¿Será que no tenemos derecho? E insisto: no en términos tan intangibles como vagas afirmaciones sobre presuntas aportaciones en áreas de moda.

  3. Óscar 28 agosto, 2013 9:34

    @datanalytics
    Hola de nuevo,

    Me dejas atónito.

    Primero, porque si partimos de lo que nos interesa o no nos interesa personalmente, este debate es trivial. A quien le interesa que a mi no me guste, por ejemplo, el deporte y que por mi parte no gastaría dinero en infraestructuras para unos JJOO en Madrid. Entiendo que el Estado lo formamos 45 millones es españoles y no voy a estar de acuerdo con el 100% del gasto que hace el Gobierno.

    Segundo, por las preguntas que te haces a las que te respondo con otras preguntas. ¿Es el CSIC responsable de crear empresas/empleo de I+D? En todo caso tendría una responsabilidad compartida CSIC – Gobierno/Políticas de i+d – Empresa privada. ¿Por qué no te preguntas qué políticas de I+D se están haciendo en estos países que pones de ejemplo que no se hacen aquí? ¿se incentiva igual la transferencia tecnológica allí que aquí? ¿se dan facilidades (o al menos no se ponen trabas) para que se forme tal tejido en torno a los OPIs? ¿es la cultura empresarial española igual que la de los países del norte de Europa? Con esta pregunta es como si cuestionaras cuantas fotocopiadores o academias ha creado la universidad en los últimos años.

    Es posible que el CSIC necesite una reestructuración, no lo niego. Por cierto, la dirección del CSIC, de la que debe partir tal iniciativa, es un cargo político. Por tanto, es de la política donde debe partir la planificación, diseño y velar por la ejecución de estos cambios. En este sentido, tienes razón cuando dices «la mayor parte son unos mandados que hacen buenamente lo que se les pide», sin embargo en tu entrada del blog no te preguntas ¿Qué han hecho los gobiernos (PSOE y PP) en políticas de I+D? ¿cuál es la estrategia para los próximos años?

    En fin, creo que el tema da para mucho como para poner un ridículo gráfico-pomelo e insinuar que el CSIC está de mas. Por último, la frase «sin ciencia no hay futuro» es mucho más que posicionarse a favor o en contra del CSIC, y creo que la inmensa mayoría de los ciudadanos está de acuerdo con que ahora más que nunca hay que apostar por la ciencia.

  4. Nacho 28 agosto, 2013 11:27

    La memoria del CSIC de 1940-41 es elogiable no sólo por la ausencia de gráficos horrendos (viva el «data visualization») sino sobre todo por la no utilización de Comic Sans. Y al margen de frivolidades (o no tanto), por la calidad y densidad de la información aportada en uno y otro caso.

    La comparación de las dos memorias del CSIC con 70 años de diferencia deja muy claro no sólo cómo ha evolucionado el CSIC en tres cuartos de siglo, sino cómo lo ha hecho la sociedad española (consumidora potencial de estas memorias) y por ende su clase política a nivel intelectual (que no me venga ningún cantamañanas hablándome de las diferencias en la forma de estado y orientación ideológica de los años 40 y de hoy en día, porque no va de eso la cosa).

Los comentarios están desabilitados.