Qué hago estos días

Esta entrada, un tanto alejada del meollo temático de mi bitácora, tiene un tanto de biográfico, otro de folclórico (rayano de la denuncia del poliédrico sistema educativo español) y otro de descriptivo de lo tenaz que puede llegar a resultar el sufrido oficio de consultor.

Versa de en qué se cifró una mañana de mis sudores. Que lo fue en realizar la exégesis del siguiente parrafito (que transcribo literalmente para probable espanto de mis ortográficos, sintácticos y retóricos lectores):

Primeramente, se alimentará una tabla en la cuál se asociará para cada epígrafe requerido, la relación de epígrafes a consultar para posteriormente asignar los saldos, en base a los mismos, en el proceso de horizontalización del Gestor de Salidas que obtendrá las salidas con el formato requerido.

Señores responsables del Informe Pisa, por favor: ¡suspéndannos retroactivamente desde cuando el Licenciado Cabra hasta los tiempos del señor Angel Gabilondo Pujol y su corte multicolor de 17 consejeros autonómicos de la cosa!